Centroamericanos huyen a México para bloquear cruces noticias

El gobierno de Biden ha comenzado a sobrevolar a las familias centroamericanas que han sido deportadas de Estados Unidos a México, mientras las autoridades se reúnen con más familias con niños no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México, dijeron el viernes dos funcionarios estadounidenses.

Durante años, el gobierno de Estados Unidos ha estado repatriando a migrantes mexicanos deportados para que sea más difícil cruzar la frontera nuevamente, pero esta es probablemente la primera vez que los países centroamericanos viajan a México en lugar de a sus países de origen.

El primer vuelo del jueves no alcanzó el objetivo de pasajeros debido al aumento de los niveles de COVID-19 entre los migrantes, según dos funcionarios familiarizados con el cambio de política, que hablaron bajo condición de anonimato ya que no se dieron a conocer los detalles. El cambio fue informado por primera vez por Reuters.

Se esperaba que los vuelos continuaran, con planes para deportar a los migrantes mexicanos a sus países centroamericanos. Un funcionario dijo que los aviones podían acomodar a 135 personas.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha confirmado que ha comenzado a deportar migrantes a México bajo una prohibición epidémica que impide que los migrantes busquen refugio en la frontera. El departamento, que no respondió a una pregunta sobre la nacionalidad de los que estaban a bordo el jueves, dijo que la frecuencia de los cortes repetidos y la transmisibilidad de la versión delta del coronavirus habían hecho necesaria la mudanza.

Los vuelos son el último intento de la administración Biden de lidiar con un número creciente de migrantes.

Davit Shahulyan, subsecretario de Seguridad Nacional para la Política de Inmigración, dijo en un reciente fallo judicial que julio probablemente significaría el segundo mayor número de niños y familias sin hogar que llegan a la frontera.

Dijo que había “tasas de interés significativamente más altas” para los migrantes que dieron positivo por COVID-19, sin dar más detalles.

La administración también lanzó vuelos de deportación rápida el 30 de julio a familias en Centroamérica que no están sujetas a desalojo. Manuel Padilla, actual jefe del Servicio de Patrulla Fronteriza, dijo el viernes que los vuelos a Guatemala y El Salvador-Honduras continuarían semanalmente.

“Todos aquellos que no tienen estatus legal en Estados Unidos regresarán a sus países de origen y no se les permitirá quedarse aquí”, dijo Padilla en una conferencia de prensa en español.

Los esfuerzos acelerados para expulsar a las familias centroamericanas han llevado a grupos pro-inmigrantes a establecer paralelismos con la presidencia de Donald Trump.

“Sorprendentemente, es decepcionante ver que la administración estadounidense está tomando medidas tan duras en un momento en que las necesidades humanitarias no podrían haber sido mayores”, dijo Olga Byrne, directora del Comité Internacional de Rescate.

La administración de Biden aparentemente traslada a más migrantes desde el Valle del Río Grande de Texas, el corredor de tránsito más transitado, a otras ciudades fronterizas de Estados Unidos. Un testigo en Border, que rastrea vuelos, dijo que probablemente hubo 24 vuelos en julio desde Brownsville, Texas, El Paso, և, probablemente cinco a San Diego, և cuatro a Arizona y Taxon. Mes de julio.

No está claro cuántas personas del Valle del Río Grande a otras ciudades de EE. UU. Pudieron volar a los Estados Unidos para buscar asilo, cuántas fueron deportadas a México. El Servicio de Aduanas de Inmigración no respondió preguntas sobre esos vuelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *