¿Qué cambios introduce la nueva ley trans de Ayuso? ¿Por qué la normativa de Cifuentes era considerada más avanzada? Las claves de un retroceso, según los expertos

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha aprobado cambios en las leyes regionales trans y LGTBI en la Comunidad de Madrid, generando polémica y críticas por parte de diversos sectores. Según la nueva normativa, los menores trans en Madrid deberán pasar obligatoriamente por un psicólogo antes y durante su proceso de hormonación, a diferencia de lo que ocurre en Toledo, donde no es necesario este requisito.

Esta reforma ha sido calificada como un golpe a la igualdad y la diversidad por el PSOE, Más Madrid y más de 35 colectivos LGTBI. Y es que la ley elimina artículos clave como la atención sanitaria a menores trans, el cambio de nombre y sexo en la documentación, así como las campañas educativas sobre diversidad.

Además, se ha decidido eliminar tanto el Consejo LGTBI como el Centro de Documentación y Memoria Histórica LGTBI. Esta medida ha generado preocupación entre las personas LGTBI de Madrid, ya que consideran que quedan en peor situación que en otras comunidades autónomas sin ley trans regional.

La reforma también introduce nuevos requisitos para iniciar el tratamiento farmacológico y cambia la forma de garantizar la atención en salud mental para los menores trans. Asimismo, se ha derogado el artículo que permitía cambiar la documentación administrativa de las personas trans sin necesidad de cambiar primero el DNI.

Uno de los aspectos más controvertidos es el referente a la práctica deportiva, ya que se afirma que los derechos de las deportistas se «protegerán especialmente», lo que podría afectar a las niñas trans a la hora de utilizar los vestuarios.

Finalmente, cabe destacar que se eliminan los contenidos educativos sobre identidad de género y no discriminación de los planes de estudio de los colegios e institutos de Madrid. Estas medidas han generado un amplio debate y han sido criticadas por aquellos que defienden la igualdad y los derechos de las personas LGTBI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *