Los anillos de Saturno son jóvenes y pueden desaparecer rápidamente

Vista de Cassini desde la órbita alrededor de Saturno en 2010

Esta fue la vista de Cassini de Saturno el 2 de enero de 2010. En esta imagen, los anillos en el lado nocturno del planeta se han iluminado significativamente para revelar sus características con mayor claridad. Durante el día, los anillos están iluminados tanto por la luz solar directa como por la luz reflejada desde la parte superior de las nubes de Saturno. Esta escena de color natural es una composición de imágenes de luz visible tomadas por la cámara de ángulo estrecho de la nave espacial Cassini a unos 2,3 millones de kilómetros (1,4 millones de millas) de Saturno. La nave espacial Cassini completó su misión el 15 de septiembre de 2017. Crédito: ASA/JPL-Caltech/Instituto de Ciencias Espaciales

Cassini mission data suggests that Saturn’s rings are young, possibly only a few hundred million years old, and could disappear in a similar timescale. The rings’ mass, purity, and debris accumulation rates indicate their relatively young age and short lifespan. Two studies show that the rings formed relatively recently and are rapidly losing mass, while a third predicts their disappearance within the next few hundred million years.

While no human could ever have seen Saturn without its rings, in the time of the dinosaurs, the planet may not yet have acquired its iconic accessories – and future Earth dwellers may again know a world without them.

Three recent studies by scientists at NASA’s Ames Research Center in California’s Silicon Valley examine data from NASA’s Cassini mission and provide evidence that Saturn’s rings are both young and ephemeral – in astronomical terms, of course.

The new research looks at the mass of the rings, their “purity,” how quickly incoming debris is added, and how that influences the way the rings change over time. Put those elements together, and one can get a better idea of how long they’ve been around and the time they’ve got left.

Saturn Ring King

Although all four giant planets have ring systems, Saturn’s is by far the most massive and impressive. Scientists are trying to understand why by studying how the rings have formed and how they have evolved over time. Three recent studies by NASA researchers and their partners provide evidence that the rings are a relatively recent addition to Saturn and that they may last only another few hundred million years. Credit: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

The rings are almost entirely pure ice. Less than a few percent of their mass is non-icy “pollution” coming from micrometeoroids, such as asteroid fragments smaller than a grain of sand. These constantly collide with the ring particles and contribute debris to the material circling the planet. The rings’ age has been hard to pin down, because scientists hadn’t yet quantified this bombardment in order to calculate how long it must have been going on.

Now, one of the three new studies[1] da una mejor idea de la tasa total de llegada de material no helado y, por lo tanto, cuánto debería haber «contaminado» los anillos desde su formación. Esta investigación, dirigida por la Universidad de Colorado, Boulder, también muestra que los micrometeoroides no penetran tan rápido como pensaban los científicos, lo que significa que la gravedad de Saturno puede estar atrayendo material de manera más eficiente hacia los anillos. Estas líneas de evidencia sugieren que los anillos no pudieron haber estado expuestos a esta granizada cósmica por más de unos pocos cientos de millones de años, una fracción de la edad de 4.600 millones de años de Saturno y el Sistema Solar.

La confirmación de esta conclusión es el segundo documento,[2] liderado por la Universidad de Indiana, que toma un ángulo diferente sobre el constante golpeteo de los anillos por pequeñas rocas espaciales. Los autores del estudio encontraron dos cosas que se han pasado por alto en gran medida en la investigación. En particular, estudiaron la física que gobierna la evolución a largo plazo de los anillos y descubrieron que dos elementos importantes son el bombardeo de micrometeoritos y la distribución de desechos de estas colisiones dentro de los anillos. Teniendo en cuenta estos factores, se sugiere que los anillos podrían haber alcanzado su masa actual en unos pocos cientos de millones de años. Los resultados también muestran que debido a que son tan jóvenes, probablemente se formaron cuando las fuerzas gravitatorias inestables del sistema de Saturno destruyeron algunas de sus lunas heladas.

«La idea de que los icónicos anillos principales de Saturno podrían ser la última característica de nuestro sistema solar es controvertida», dijo Jeff Cousy, investigador de Ames y coautor de uno de los artículos recientes, «pero nuestros nuevos resultados se suman a a. Una trifecta de mediciones de Cassini que hacen que este hallazgo sea difícil de evitar». Cuzzi también se desempeñó como científico interdisciplinario de la misión Cassini para los anillos de Saturno.

Por lo tanto, Saturno podría haber existido durante más de 4 mil millones de años antes de asumir su forma actual. Pero, ¿cuánto tiempo más podemos confiar en los hermosos anillos que conocemos hoy?

La misión Cassini descubrió que los anillos están perdiendo masa rápidamente a medida que el material de las regiones más internas cae sobre el planeta. tercer papel,[3] También dirigido por la Universidad de Indiana, midió por primera vez qué tan rápido se mueve el material del anillo en esta dirección, y los meteoritos, nuevamente, juegan un papel. Sus colisiones con las partículas del anillo existentes y la forma en que se expulsan los desechos resultantes se combinan para crear una especie de cinta transportadora de movimiento que lleva el material del anillo hacia Saturno. Calculando lo que significa todo ese movimiento de partículas para su eventual desaparición en el planeta, los investigadores presentan algunas noticias duras para Saturno: puede perder sus anillos en los próximos cientos de millones de años.

«Creo que estos resultados nos dicen que el bombardeo constante de todos estos desechos extraños no solo está contaminando los anillos planetarios, sino que con el tiempo debería debilitarlos», dijo Paul Estrada, investigador de Ames y autor principal de los tres estudios. autor. «Tal vez[{» attribute=»»>Uranus’ and Neptune’s diminutive and dark rings are the result of that process. Saturn’s rings being comparatively hefty and icy, then, is an indication of their youth.”

Young rings but – alas! – relatively short-lived, as well. Instead of mourning their ultimate demise, though, humans can feel grateful to be a species born at a time when Saturn was dressed to the nines, a planetary fashion icon for us to behold and study.

References:

“Micrometeoroid infall onto Saturn’s rings constrains their age to no more than a few hundred million years” by Sascha Kempf, Nicolas Altobelli, Jürgen Schmidt, Jeffrey N. Cuzzi, Paul R. Estrada and Ralf Srama, 12 May 2023, Science Advances.
DOI: 10.1126/sciadv.adf8537

“Constraints on the initial mass, age and lifetime of Saturn’s rings from viscous evolutions that include pollution and transport due to micrometeoroid bombardment” by Paul R. Estrada and Richard H. Durisen, 9 May 2023, Icarus.
DOI: 10.1016/j.icarus.2022.115296

“Large mass inflow rates in Saturn’s rings due to ballistic transport and mass loading” by Richard H. Durisen and Paul R. Estrada, 9 May 2023, Icarus.
DOI: 10.1016/j.icarus.2022.115221

READ  El astronauta chino Yutu 2 vio una "cabaña misteriosa" en el otro lado de la luna

Check Also

El telescopio espacial Webb de la NASA detecta vapor de agua en la zona de formación de planetas rocosos

El telescopio espacial Webb de la NASA detecta vapor de agua en la zona de formación de planetas rocosos

El concepto de este artista muestra la estrella PDS 70 y su disco protoplanetario interno. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *