El veto a un alto el fuego en Gaza, el último fiasco de la ONU

Ruanda, Srebrenica y Gaza: la ONU y su lucha por la paz y la seguridad mundial

En la historia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay episodios oscuros que han dejado huellas indelebles en su reputación. Ruanda, Srebrenica y Gaza se presentan como ejemplos impactantes del horror y la impotencia de la ONU en el mantenimiento de la paz y seguridad mundial.

Como recordatorio de esos momentos trágicos, los cascos azules holandeses en Srebrenica fueron acusados de mirar hacia otro lado mientras miles de bosniacos eran asesinados. La falta de acción de la ONU en ese momento fue una mancha en su trayectoria y puso en duda su compromiso con la protección de los derechos humanos.

Sin embargo, en medio del caos y la violencia en Gaza, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha invocado el artículo 99 de la Carta fundacional para pedir un alto el fuego. Este gesto simbólico muestra su compromiso personal con la causa y su determinación para aliviar el sufrimiento de la población afectada.

A pesar de esto, muchos expertos consideran que la invocación del artículo 99 es solo un primer paso y que la ONU tiene herramientas limitadas para intervenir en conflictos de esta magnitud. La falta de un ejército propio y las restricciones políticas hacen que su capacidad de acción sea limitada.

No obstante, a diferencia de su predecesor, António Guterres ha arriesgado su capital diplomático para evitar el colapso de Gaza. Su liderazgo se ha fortalecido al llamar la atención sobre la ocupación israelí en la región, evidenciando así la importancia de abordar las causas raíz del conflicto.

READ  Estados Unidos afirma que Irán está altamente involucrado en la planificación de los ataques hutíes en el mar Rojo - Europa Press

La ONU ha sido criticada a lo largo de los años por su incapacidad para prevenir genocidios como los ocurridos en Ruanda y Srebrenica. La falta de alerta temprana y análisis de riesgos adecuados han dejado a la organización en una situación de vulnerabilidad, donde su papel como defensora de los derechos humanos está en riesgo.

La guerra en Gaza ha llevado a Guterres a activar el artículo 99, utilizando todos los recursos a su disposición para evitar un mayor derramamiento de sangre. Sin embargo, también es importante señalar que la ONU ha enfrentado críticas por su incapacidad para abordar crisis como la crisis de los rohinyás en Myanmar y la devastadora guerra civil en Siria.

Un obstáculo clave para la acción de la ONU es el derecho de veto en el Consejo de Seguridad. Esta prerrogativa ha sido señalada como uno de los principales impedimentos para tomar decisiones efectivas y actuar de manera oportuna en situaciones de crisis.

En última instancia, la identidad de la ONU como defensora de los derechos humanos se encuentra en riesgo. Estos episodios y la crítica constante a su actuación han llamado la atención sobre la necesidad de reformar la organización y fortalecer su capacidad de respuesta ante los conflictos en el mundo.

La lucha por la paz y la seguridad mundial es una tarea desafiante, pero es fundamental que la ONU continúe abogando por los derechos humanos y trabajando para prevenir nuevas tragedias en el futuro. Solo a través de una acción internacional coordinada y un compromiso sólido se podrá lograr un mundo más seguro y justo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *