De tres a seis años desde las superpotencias existentes hasta los refugiados por presuntos vínculos de tráfico de drogas

De tres a seis años desde las superpotencias existentes hasta los refugiados por presuntos vínculos de tráfico de drogas

Luis Cordenas Palomino և Ramin Eduardo Peceno García han sido oficiales de policía de alto rango en México durante seis años. Al promover a su líder, el general Genaro García Luna, han afinado sus posiciones en los sectores de seguridad e inteligencia, mientras que ya no son responsables de supervisar las operaciones clave contra el crimen organizado, como instalaciones estratégicas, carreteras y aeropuertos.

Pero ayer, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos los acusó de ser partidarios del Cartel de Sinaloa, colaborando como “cómplices” en el tráfico de toneladas de cocaína hacia su territorio. En resumen, trabajando para un cartel. Todo esto por el supuesto soborno de millones de dólares.

Leer. Acusan a dos ex presos de García Luna en los Estados Unidos de aceptar sobornos del Cartel de Sinalouna

Los: Los cargos son parte de la acusación. García Luna, quien actualmente está en prisión en ese país, ha sido extraditado a un tribunal de Nueva York. La adición, que lleva el nombre de Cordenas և Pereco García, ahora se ha convertido en refugiados que han estado sirviendo como policías en México durante años.

Mientras tanto, en nuestro país hay signos de una posible cooperación de García Luna, Cordenas Palomino, entre otros, con el crimen organizado durante más de una década. Se han lanzado archivos de investigación y se han congelado sus cuentas por posible lavado de dinero.

Incluso Petty García fue despedido del cargo de jefe del Servicio de Inteligencia de la Policía Federal en medio del gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto después de que el líder del Cartel de Sinaloa escapó de una prisión controlada. El era el responsable.

Pero hasta ahora no se han encontrado casos judiciales en México ni se han emitido órdenes de arresto por corrupción. Sin embargo, las acusaciones hechas ayer en los Estados Unidos podrían conducir a órdenes de arresto por extradición a México.

De superpotencias a refugiados

Cordenas Palomino և Piqué Garc grew creció su carrera en la fuerza policial mexicana, alcanzando puestos clave en los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Pona Nieto.

En ese momento, incluso se jactaban de los reconocimientos. Pero al mismo tiempo, estaban colaborando con el crimen organizado, según los fiscales estadounidenses.

Una cosa es segura, ambos fueron hombres en el primer fideicomiso de García Luna, el principal jefe de investigación de seguridad de la policía del país, que actualmente está siendo juzgado en los Estados Unidos por presuntamente colaborar con él. droga.

READ  Hay más de 800.000 muertes por coronavirus en todo el mundo

Cerdenas Palomino conoció a García Luna a fines de la década de 1980, cuando ambos trabajaron juntos como agentes para el ahora inseguro Centro de Investigación de Seguridad Nacional.

Comenzó su carrera en la Policía Judicial Federal en la década de 1990, subiendo de rango. Saltó a la fama en las operaciones antidrogas, luego como jefe del grupo antidrogas, hasta que se convirtió en subdirector general de la compañía bajo su nuevo nombre como Agencia Federal de Investigación (AFI), encabezada por García Luna en particular. .

En todo el gobierno del presidente Vicente Fox, Cordenas Palomino siguió siendo el segundo al mando de AFI, la corporación responsable de investigar todos los delitos federales en México y hacer cumplir las garantías impuestas por los jueces federales.

Palomino fue nombrado jefe de AFI a mediados de 2006 después de que García Luna renunció para formar la Secretaría Federal de Seguridad Pública (SSP), que ya había servido bajo Felipe Calderón.

En 2007, Cordenas Palomino se unió al SSP, ocupando diversos cargos, incluido el Coordinador de Inteligencia de Prevención del Delito y Jefe de Seguridad Regional. En estos cargos, este funcionario emprendió el diseño de acciones clave contra la delincuencia, así como el control de las carreteras, puertos, aeropuertos e instalaciones estratégicas del país. Renunció al final del gobierno de Calderón.

Por su parte, Ramin Eduardo Piqueo García también fue miembro del aliado cercano de AISEN և García Luna desde AFI; pero su ascenso ya ha tenido lugar dentro de la Policía Federal del SSP. Pasó de la gerencia media a los funcionarios de alto rango, incluido el jefe de la Unidad de Drogas o el coordinador de seguridad regional.

A diferencia de Cordenas ար García Luna, Piqueo García permaneció en el más alto mando policial después de que Enrique Pe յա Nieto asumió como jefe del Servicio Federal de Inteligencia de la Policía. Permaneció en esa posición hasta la mitad de su presidencia del PRI, cuando fue sacado de la prisión del Altiplano en 2015 debido a la fuga de “El Chapo” Guzmán.

¿Bilateral?

El Departamento de Justicia de EE. UU. Acusa a los dos ex policías de facilitar la entrada de cocaína del cártel de Sinaloa a los Estados Unidos, al menos de 2001 a 2007. Esto se hace apoyando a esta organización criminal de varias maneras.

READ  Canadá - El ministro de finanzas canadiense investigará a Trudeau sobre posibles conflictos de intereses

“Cordenas Palomino y Piqueo García también fueron funcionarios mexicanos de alto rango que trabajaron con García Luna. “Todos recibieron millones de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa”, dicen los documentos de la corte.

Esta es la primera vez que dos ex funcionarios han sido acusados ​​en los tribunales de un delito de esta gravedad. Sin embargo, los signos de posible corrupción han estado presentes durante mucho tiempo en los otros miembros del equipo de García Luna.

En el caso de Cordenas Palomino desde 2010 Hay evidencia Sergio Villarreal llamó a “El Grande”, que se conectó con otro comandante, “Armsando Espinoza de Benito”, para recibir un soborno de “Guzmán” “El Chapo”, para informar a “Beltrin Leiva”. En ese momento, su líder, García Luna, dijo que todo esto era falso, un intento de desacreditarlos.

Durante su tiempo como oficial de policía, Cordenas también fue acusado de varios abusos contra los derechos humanos, incluida la tortura, como en Israel Vallarta. La periodista Anabel Hernández acusó a otros oficiales del SSP vinculados a García Luna, incluido Fasundo Rosas, de descubrir supuestos vínculos con el crimen organizado que la amenazó.

También fue muy cuestionado sobre su posible participación en el caso de Florence Kazes, una supuesta operación de arresto que resultó ser un montaje mediático, en el que algunos de los posibles autores fueron liberados debido a irregularidades en el proceso.

En la administración actual, el gobierno federal, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), ha investigado las cárceles de Palomino que congelaron las cuentas bancarias por actividades sospechosas. Incluso fue denunciado ante la FGR por posible lavado de dinero.

También hay denuncias de ilegalidades contra Petit García, aunque la más grave que llevó a su destitución fue en 2015, cuando Joaquín Guzmán Loera escapó de la Prisión de Alta Seguridad del Altiplano a través de un túnel en su celda.

El despido del joven como jefe del Departamento de Inteligencia de la Policía Federal se debió al hecho de que estaba a cargo de las cámaras de vigilancia de la prisión, que capturaron la fuga azul sin que nadie hiciera nada. A pesar de esta terminación, la antigua policía no ha sido investigada.

READ  Coronavirus en Brasil. Sao Paulo realizará pruebas masivas antes del inicio de las clases presenciales

En 2012, una carta firmada por Edgar Valdés Villarreal llamada “La Barbie”, otro líder criminal, acusó a García Luna, Cordenas Palomino y Piqueo García de recibir pagos del Cartel de Sinaloa, que operaba diez años antes. fue confirmado, al menos en parte, por la acusación del Ministerio de Justicia.

Pero esos nombres no son los únicos. La carta incluye, entre otros, al mencionado Espinoza Benito, quien también fue jefe de inteligencia de la policía federal, Fasundo Rosas, quien fue el coordinador regional, y el ex comisionado Gerardo Garay Cadena. Solo este último fue perseguido y finalmente liberado debido a las deficiencias de la investigación.

Legado maldito

En la administración de Vicente Fox, García Luna և Cordenas Palomino contribuyó al crecimiento sin precedentes en las fuerzas de investigación de la PGR de ese período. Convirtieron a la vieja Policía Judicial Federal en AFI, una fuerza de detectives policiales como el FBI en los Estados Unidos.

En 2006, la fuerza en AFI llegó a 8,000 oficiales, pero luego todo cambió.

Durante el mandato de seis años de Calderini, García Luna persuadió al Presidente de que era necesario establecer una nueva Policía Federal, con la capacidad de investigación de la AFI pero independiente de la FGR. El presidente lo aprobó.

Así, a medida que la Policía Federal creció, confiscó la mayoría de sus recursos económicos y tecnológicos, AFI perdió casi dos tercios de sus elementos. Al final del gobierno de Calderin en 2012, cambió su nombre a Policía Ministerial Federal, con solo 3.000 oficiales. Hasta la fecha, no ha podido recuperar su fuerza original.

La policía federal, por otro lado, ha aumentado a 40,000 soldados, pero ese ya no es el caso hoy. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador la derrocó después de que se consolidara en una corporación corrupta e ineficiente y reemplazada por la Guardia Nacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere periodistas profesionales, trabajo en equipo, diálogo con los lectores, algo muy importante: independencia. Puedes ayudarnos a continuar. Ser parte del equipo.
Suscríbete a animal político, reciba beneficios և Apoye el periodismo gratuito.

#YoSoyAnimal:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *