La península de Yucatán en México está desarrollando un enfoque reflexivo del turismo

Síijil Noh Há es modesto y completamente complaciente. Hay siete cabañas espartanas, un puñado de rutas de senderismo, un restaurante sencillo con un techo de paja alto. Al llegar allí al anochecer, subí a una torre de vigilancia de 40 pies para ver la puesta de sol sobre una serie de lagunas cúbicas engastadas en un dosel como joyas de diamantes. A la mañana siguiente, me topé con un kayak y volé sobre las aguas azul claro de la laguna, donde el cenotafio, una de las cavidades llenas de agua más despiadadas de la península, abrió un abismo justo debajo de la superficie. Mientras nadaba a través del surrealista pozo de cobalto, vi salir el sol por el borde inferior de los árboles, que se reflejaba perfectamente en el agua.

Después de desayunar huevos triturados y tortillas frescas, conduje hacia el norte durante 40 minutos hasta el pueblo de Senor. Allí pasé una mañana tranquila con una cooperativa local llamada Xyaat, que se centra en las tradiciones indígenas que están desapareciendo rápidamente en las comunidades más urbanas. Conocí a un curandero tradicional que usaba aloe congelado para mi quemadura solar, aprendí sobre el uso del hinquen y conocí a un notable Don Abundio Yama de 114 años que contó las historias de Guerra de Castas o sus padres de Caste War. Levantamiento indígena que duró desde 1847 hasta 1901. Aunque los planes de estudio de historia a menudo se descuidaron en las escuelas mexicanas, esa guerra sentó las bases para la revuelta de los trabajadores de la caña de azúcar en el centro de México, que estalló en 1910 durante una revolución de una década. que falsificó el México moderno.

La guerra de castas estalló, según los estudiosos locales, cerca del pueblo colonial de Tihosuko, a otras 30 horas de Seor. Tihosuko, abandonado en 1856 después de que el ejército mexicano voló el frente de su iglesia sobria pero elegante, se quedó con las manos vacías y se perdió en el bosque hasta la década de 1930, cuando las familias indígenas del pueblo vecino recuperaron sus casas en ruinas en la jungla. El gobierno alberga cuatro pequeñas cooperativas de turismo en la aldea, que recientemente ha sido declarada sitio histórico, incluida U Belilek Kaxtik Kuxtal. La cooperativa fue fundada en 2003 por el agricultor local Carlos Chan Espinoza con el objetivo de “hacer que la gente de aquí reconozca nuestra gran riqueza cultural como una oportunidad laboral”. Otros, como el Tihosuco Histórico la Casa de los Batabes, fundado en 2019 por un joven guía llamado Felipe Neri Dzid Put, ofrecen caminatas de observación de aves por los bosques circundantes, que terminan en un vago rellano que cuelga de la raíz de un árbol que de otro modo sería inaccesible. .para forasteros. ,

Calle colorida en Valladolid

Natasha Lee

Textiles tradicionales brillantes

Lindsay Lauckner Gundlock:

Pocos de estos pueblos están llenos de viajeros de lujo. Aunque es fácil visitar gran parte de la hermosa ciudad colonial de Valladolid, a unos 60 kilómetros de Tulum, excursiones de un día. Allí, detrás de las fachadas de color pastel de la Calzada de los Frailes, se ubican negocios locales como el bar de tacos de cerveza artesanal Idilio Folklore Cervecero y el encantador Hotel Verde Morada de tres habitaciones. Por las noches, cuando el calor denso de la península amaina, las calles que rodean el patio central se llenan de puestos que venden lecho (una especialidad regional de alimentación de cerdos), crujientes crepes para postres, rellenos de nutella իտ queso, m.

READ  Biden puede nombrar al exsenador de Colorado Ken Salazar como embajador en México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *