La luna podría recibir agua de la magnetosfera de la Tierra debido al “viento”

Encontrado recientemente en las sombras de cráteres en perlas de vidrio a prueba de agua o cerradas, como bolas de nieve microscópicas. Luna:La superficie está mucho más seca de lo que imaginamos.

El origen de esta capa de hielo es un misterio que los astrónomos están tratando de resolver actualmente. Una de las posibilidades más asombrosas para surfear es la lluvia elemental de nuestra propia atmósfera, que es entregada por el campo magnético de la Tierra.

El agua no es solo una sustancia rara en el espacio. Con escondites convenientes, puede aplastar el interior de asteroides, cubrir cometas e incluso aferrarse a la oscuridad de los cráteres de Mercurio.

Es lógico que al menos parte de ella caiga sobre la Luna de vez en cuando. Pero debido al calor abrasador y la falta de protección del vacío del espacio, no dura mucho.

Para dar cuenta de la asombrosa cantidad de humedad que se encuentra en la superficie de la luna, los investigadores propusieron un huevo de producción más dinámico, una “lluvia” constante de protones que se mueven a través del viento solar. Estos iones de hidrógeno penetran en los óxidos minerales de las rocas de polvo de la Luna, rompiendo los enlaces químicos y formando una alianza temporal y libre con el oxígeno.

Esta es una hipótesis bien fundada que podría impulsar las observaciones de moléculas de agua más expuestas (և más unidas), que se someten rápidamente al vacío espacial a medida que la Luna se refugia del viento solar.

Nuestro propio planeta está accidentalmente bastante bien protegido de los constantes vientos de iones que soplan del Sol debido a la burbuja magnética que lo rodea. Este campo de poder no solo nos rodea, sino que también llora por la invasión del sol.

READ  El nuevo diseño llega a WhatsApp, así que puedes descargarlo

Durante varios días al mes, la Luna atraviesa esta magnetosfera, tomando un breve descanso de la lluvia torrencial de protones.

Un equipo internacional de investigadores utilizó recientemente instrumentos de campo magnético de plasma en los japoneses Órbita de Kaguya para determinar la hora exacta de la órbita de la Luna. Datos espectrales de: Chandrayaan-1 Desde entonces, el Mapa de Minerales Lunar (M3) se ha utilizado para mapear la distribución del agua sobre la Luna en sus latitudes más altas.

Los resultados no fueron los esperados.

En resumen, no pasó nada. La serie de tiempo de la firma lunar no mostró ninguna diferencia significativa en los tres a cinco días ocultos por el viento Ar.

Estos resultados pueden significar varias cosas. Uno es que toda la versión del viento es el busto, los otros reservorios son los encargados de llenar el agua superficial de la Luna.

Pero otra posibilidad intrigante que no requiere que refutemos la idea del viento solar es que el campo magnético de la Tierra simplemente toma el control donde el Sol se detiene.

Investigaciones anteriores: Sugirió que la hoja de plasma de la magnetosfera de nuestro planeta podría suministrar aproximadamente la misma cantidad de iones de hidrógeno que el viento solar, especialmente a los polos lunares.

No todo se suministra todavía con el mismo tamaño de puño, pero los investigadores creen que a veces incluso un ión de hidrógeno que golpea con fuerza puede producir más agua de la que le corresponde. Y los protones de menor energía pueden desplegarse más fácilmente, por lo que es menos probable que se desintegren en ocasiones.

READ  Fall Guys. Los jugadores sabotean a su equipo para que el jugador pueda aprender su lección.

También existe la posibilidad de que el oxígeno se transporte desde los tramos superiores de la atmósfera por encima de nuestros polos a una gran parte del eclipse lunar, especialmente durante los períodos de actividad geomagnética intensificada.

Si todo esto suena a mucha especulación, es el caso. Ahora tenemos un mapa del agua bastante sorprendente, que no coincide con los modelos preferidos.

Pero sí apunta a algunas direcciones nuevas e interesantes en el campo en evolución de la hidrodinámica lunar. Dado que los investigadores mapearon la distribución del agua solo en latitudes más altas, vale la pena acercarse al ecuador para ver las pérdidas futuras previstas.

En el frente práctico, es posible que tengamos que depender en gran medida de las heladas lunares para obtener vida como combustible si la Luna se convierte en la base de la exploración espacial.

Al menos, poco a poco estamos compartiendo nuestra comprensión del ciclo del agua en el espacio, lo que nos ayuda a comprender mejor las conexiones entre nuestro planeta y su único satélite natural.

Este estudio ha sido publicado Cartas del diario astrofísico,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *