“Falta de humanidad”. Cientos de investigadores de carrera obligados por la Agencia Científica Mexicana | Ciencias:

La nutricionista bioquímica Anna Lucrezia Elias López, que trabaja aquí en una conferencia que dio mientras asistía al programa Conacyt Cátedras en México, se vio obligada a firmar su renuncia en 2019.

Oscar Vázquez-Mena

Por Rodrigo Pérez Ortega, Inés Gutiérrez ab aber

Cuando la bióloga Adriana Gómez Bonilla comenzó su carrera en Zamora College en Michora en septiembre de 2014, nunca imaginó convertirse en experta en derechos laborales. “Me pareció lo más lejano”, dice.

Pero 4 años después fue despedido y comenzó a trabajar activamente. Los líderes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt), la agencia federal de financiamiento científico del país, lo presionaron para que renunciara en marzo de 2018, citando evaluaciones deficientes, que dijo eran incorrectas. El se negó. Unos meses después, la agencia dejó de pagarle.

El despido de Gómez Bonilla es uno de los cientos de casos similares que involucran a investigadores que trabajan en el programa Cátedras Conacyt (Cátedras Conacyt), que comenzó hace siete años para paliar la fuga de cerebros de jóvenes investigadores mexicanos. El Conacyt ha dejado de pagar a los investigadores, los ha detenido sin una explicación razonable o los ha obligado a firmar renuncias, según numerosas fuentes que hablaron. Ciencias:Los investigadores mexicanos dicen que hay una división cada vez mayor en los recortes presupuestarios, las políticas y los “científicos gubernamentales”. “Creo que hay una profunda intención de abolir el programa de Cátedras”, dijo el filólogo que fue retirado del programa.

Otros, incluido Gómez Bonilla, han presentado demandas contra Conacyt. A junio de 2020, la agencia enfrenta 145 demandas activas por despido ilegal, por un monto de $ 8.2 millones en daños, según el informe. Ciencias:, y las fuentes dicen que la mayoría de ellos son investigadores de Cathedras. En febrero, unos 200 investigadores del Departamento formaron un sindicato, esperando negociar un contrato protegerá sus puestos de trabajo և mejorará las condiciones laborales.

La directora ejecutiva de Conacyt, María Elena Álvarez-Builla Roces, niega que la agencia haya despedido a empleados injustamente. “No”, dice. “No se corresponde con la realidad”. No respondió a una solicitud de comentarios. Actualmente Cathedra no tiene director, pero la fuente dijo que Diego Axel López Peláz, subdirector de evaluación y seguimiento, fue el que tomó las decisiones. López Peláz no respondió a una solicitud de comentarios.

Adriana Gomez Bonilla, quien participó en un seminario aquí en 2019, está demandando a Conacyt por excluirse del programa Cathedra el año pasado sin una explicación razonable.

Adriana Gómez

Conacyt lanzó el programa Cátedras en 2014, complementando la falta de puestos de tiempo completo en universidades e institutos de investigación. El objetivo era al menos contratar 3000 investigadores en 2018“Este es un programa innovador”, dijo Razmalba Ramírez García, investigadora en educación del Centro de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, que ha estudiado el programa Cátedras desde sus inicios. Los investigadores emparejaron instituciones que proporcionaban espacio de trabajo և infraestructura para la investigación, mientras que Conacyt trabajaba para ellos և pagaba 10 años de salario. Los puestos fueron codiciados como una de las pocas oportunidades para una carrera científica en México.

A raíz de la catedral, “muchos investigadores mexicanos han optado por quedarse y estudiar en el país”, y muchos han regresado del exterior para ser parte de ella, dice el arqueólogo, quien fue expulsado del programa. Está demandando a Conacyt, preguntó. Ciencias: para mantener su identidad en el anonimato. “Lo que han aportado estos jóvenes investigadores es un valor enorme”, agregó Ramírez García. Entre 2015 y 2018, el 78% de los investigadores de Cathedra se unieron a la Autoridad Nacional de Investigadores de México, dice la nutricionista biomédica Anna Lucrezia Elias López, una exinvestigadora de Cathedras que está luchando por unirse al programa después de renunciar. Dice que esto es un “signo de productividad”.

Aún así, el programa se ha vuelto difícil. Los investigadores no trabajan en sus instituciones de acogida, lo que genera conflictos burocráticos que pueden entorpecer su trabajo. Las finanzas también fueron un desafío. Principalmente debido a la falta de financiación, en 2018 el programa solo había alcanzado la mitad de su objetivo de 3.000 investigadores.

Pero el estrés aumentó durante el mandato de Álvarez-Builla Roches, que comenzó en diciembre de 2018 y estuvo marcado por una ruptura significativa entre la “comunidad científica” de Conacyt. En febrero de 2019, llamó a los investigadores de la Catedral “camiones de carga útil”, lo que causó indignación. Al mes siguiente, vlvarez-Buylla Roces prometió 99 nuevas ubicaciones para el proyecto, pero solo dos meses después, dijo que no habría nuevas aperturas, mientras que Conacyt estaba evaluando la viabilidad económica del proyecto y pensando en reorganizarlo. Según la información publicada en respuesta a la encuesta de transparencia del gobierno y documentos del Conacyt, al menos 425 investigadores han abandonado el programa desde su lanzamiento, la mayoría de ellos a partir de 2019. actualmente apoya a 1284 investigadores. Las fuentes dicen que las supuestas intenciones de Conacyt de cerrar el programa pueden deberse a los ahorros del gobierno. Pero también es común en la política mexicana que la actual administración cancele o reemplace a la anterior, según Ramírez García. En 2020, el presupuesto del programa aumentó en un 23% a $ 68 millones, pero desde 2018 Conacyt no ha ofrecido nuevas vacantes y los despidos han aumentado.

Los investigadores eliminados del programa informan sobre tal experimento. Primero, se dice que funcionarios del Conacyt intentaron obligarlo a renunciar prometiendo pagar el recorte. Si se negaban, la agencia dejaba de pagarles. El ingeniero de aviación Oliver Huerta, por ejemplo, se incorporó al programa en 2014 y trabajó durante cinco años en el Instituto Ecatepec de Tecnología de Investigación Avanzada. En 2019, señaló que su correo electrónico institucional fue bloqueado justo cuando era necesario presentar el informe anual requerido. Huerta se puso en contacto con López Pellaes, quien dijo que deberían conocerse en persona. En la sede de Conasite en la Ciudad de México, el abogado de López Palace invitó a Huerta a firmar su renuncia. El se negó. Unas semanas después, Conacyt dejó de pagarle y los anfitriones de su empresa de hospedaje dijeron que estaba fuera del programa Cátedras. Presentó una demanda en diciembre de 2019, pero se ha avanzado poco. “Estamos colgando en la nube”, dice.

Para algunos de los que fueron retirados del programa, incluido el arqueólogo, quedar embarazada o tener un bebé parecía ser un desencadenante. Claudia Patricia Juan Pineda, abogada que representa a más de 20 ex investigadoras de la Catedral, tiene un “patrón de absoluto desconocimiento de las cuestiones de género”. “Parece que quedar embarazada es un crimen”. En el caso de la arqueóloga, unos meses después de notificar a las autoridades sobre su embarazo de alto riesgo, intentó subir su informe anual, pero la plataforma en línea no funcionó. Inmediatamente se puso en contacto con López Pellaes, quien le dijo por teléfono que lo habían despedido. Unos días después, Conacyt dejó de pagarle y desactivó su correo electrónico institucional. “Hay una falta de humanidad que está completamente absorbida en Conacyt”, dijo.

La geóloga Maria Azz, Chávez Alvarez, ex investigadora de Cathedras, dice que cuando se le pidió que renunciara en 2018, la entonces directora de Cathedras, Lorena Archundia, dijo: “Mira, de esta manera puedes dejar de concentrarte en tu hija después de preocuparte”. “Realmente me molestó”, dice, ya que nunca planteó su embarazo y maternidad. Se negó a firmar el formulario y Conacyt dejó de pagarle. Archundia no respondió a numerosas solicitudes de comentarios. Elías López, quien se vio obligado a renunciar en 2019, presentó una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos el año pasado, acusando a vlvarez-Buylla Roces de despedir injustamente a investigadoras, incluidas aquellas con niños pequeños o con embarazos difíciles, durante la epidemia de COVID-19. . Planea presentar un caso penal contra Conacyt.

Algunos investigadores de catéteres esperan que la nueva unión, Siintacatedras, pueda brindar más apoyo a la investigación և seguridad en el trabajo. “Confiamos que en cuanto iniciemos un diálogo con el Conacyt, podremos comprender el gran potencial de este proyecto”, dijo Mateo Mier y Terán Giménez Cacho, secretario general de Siintacatedras, agroecólogo político de Southern Border College. Conacyt aún no ha respondido a la invitación para negociar, pero está legalmente obligado a sentarse con los líderes sindicales y firmar un contrato antes del 7 de julio.

Otros están menos interesados ​​en reparar puentes. En él está Gómez Bonilla, quien ahora tiene un puesto de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana. Si gana su demanda contra Conacyt, la agencia le debe alrededor de $ 265,000, más del doble de la cantidad de subvenciones estándar de Conacyt para grandes proyectos de investigación. “Imagínese cuánta ciencia podrían financiar con él”, dice. “Pero en cambio, lo gastan en demandas que podrían haberse evitado”.

READ  Una mirada a los estereotipos estándar de Estados Unidos y México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *