En México, los migrantes están confundidos en la frontera

Juan Mendes III, el alcalde de Brownsville, conocido como Trey, dijo que incluso si su comunidad estaba experimentando cortes de energía, podría ayudar a apoyar a los migrantes mientras continúan su camino hacia sus familiares en Estados Unidos para perseguir sus casos. La cantidad de migrantes a los que se les permitió salir de la ciudad hasta ahora es pálida en comparación con 2019, cuando cientos de familias se quedaban varadas en una estación de autobuses local todos los días.

“Si la noche es de unos pocos cientos, será abrumador para nosotros”, dijo Mendes, y agregó que la tasa de positividad para el coronavirus entre los migrantes liberados varió del 10 al 15 por ciento, en comparación con el 25 por ciento en la comunidad de Brownsville. bien. Lo hemos transmitido en muchas ocasiones ”.

El sábado, los guardias fronterizos sacaron a decenas de migrantes, todas madres y niños pequeños, en la estación de autobuses de Brownsville. Algunos dijeron que estuvieron detenidos durante más de 72 horas en la frontera, lo que permitió a los agentes fronterizos detener a niños. Minutos después, un grupo de funcionarios y voluntarios de la ciudad montó una estación para detectar el coronavirus. A través de una prueba negativa, se les permitió ingresar a la estación para continuar su viaje. Si lo hicieron, los voluntarios utilizaron donaciones para pagar su cuarentena en un hotel local, aunque esto no era obligatorio. En tres horas, el número de migrantes en la estación llegó a unos 50.

Doris, madre de dos niños que huyeron de la frontera en las últimas semanas debido a una expareja abusiva en Guatemala, no esperaba que le dieran pruebas, mantas o libros para colorear a sus hijos cuando se fue el sábado.

READ  CDMX continúa en el semáforo naranja la semana que viene

“Son muy buenas personas”, dijo sobre el personal voluntario de la ciudad.

En Matamoros se están realizando esfuerzos similares. Las autoridades de la parte norte del depósito Amp, que alberga a unos 1.000 migrantes, están instalando recientemente una gran carpa donde se realizarán pruebas de detección del coronavirus a las familias migrantes antes de mudarse a Estados Unidos. Voluntarios de la Cruz Roja recorrieron el campamento, que ha sido descuidado durante meses por los gobiernos de México y Estados Unidos.

El hondureño Walter Lara, que ha vivido en el campamento desde noviembre de 2019, estaba tan emocionado por ingresar a los Estados Unidos que le pidió a otro solicitante de asilo que se desconectara. Estaba dispuesto a ser paciente.

“Creemos en el proceso que se llevará a cabo”, dijo Lara.

En otros lugares hubo caos. Quienes se quedaron en México tuvieron dificultades para registrarse en el sistema en línea de la administración y se sintieron decepcionados de que los recién llegados fueran liberados al otro lado de la frontera, dijo la Sra. D’Cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *