El viaje de Haití a la frontera de Texas comienza en América del Sur

TIGOAN ANA, México (AP). Robbins Axil ha renunciado a los platos tradicionales de pollo pegado en un restaurante dirigido por inmigrantes haitianos, a pocos pasos de la frontera vallada de Estados Unidos. Llegó la noche anterior y fue allí en busca de consejo. ¿Debería intentar llegar a Estados Unidos o debería haberse establecido en México?

Vídeos de WhatsApp և Facebook և Vídeos de YouTube de migrantes haitianos que le advirtieron que evitara cruzar el Texas Del Rio, donde recientemente se han reunido miles de haitianos. Ya no era el lugar fácil en el que había estado hace unas semanas.

Una discusión en el restaurante de Tijuana el lunes sugirió que en 2016, una sección de la diáspora haitiana en el hemisferio occidental mostró rápidos signos de calentamiento, con más de 14,000 migrantes, en su mayoría haitianos, apareciendo recientemente. reunidos alrededor del Puente del Río, una ciudad con una población de solo 35.000 habitantes.

De los aproximadamente 1,8 millones de haitianos que viven fuera de su país de origen, Estados Unidos tiene el mayor número de inmigrantes haitianos en el mundo, con 705.000 del país más pobre del hemisferio occidental. Según el Instituto de Política Migratoria, un número significativo vive en países latinoamericanos, como Chile, donde viven unos 69.000 haitianos.

Miniatura de video de Youtube

Casi todos los haitianos llegan a la frontera de Estados Unidos por una ruta muy transitada. Vuele a Brasil, Chile o cualquier otro lugar de Sudamérica. Si los trabajos se agotan, viaje lentamente por Centroamérica և México ավտ en autobús և a pie para esperar, tal vez años, el momento adecuado para ingresar a los Estados Unidos en las ciudades fronterizas del norte como Tijuana y buscar asilo.

Es una población que tiene poca dependencia de los contrabandistas և en lugar de moverse a través de una comunidad densa և de experiencia և compartiendo información, a menudo a través de WhatsApp o Facebook, sobre dónde es más seguro, dónde abundan los trabajos y dónde es más fácil ingresar. un país. A principios de este año, un gran número de personas llegó a Ciudad Juárez, México. cruce a El Paso, Texas.

READ  Indonesia, Sudáfrica y México apoyan la propuesta de reforma fiscal global del G7

Los haitianos se mudaron a Ciudad Acunya, México, en el verano, frente a Del Río, México. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mallorcas, dijo el lunes que fue una sorpresa inusual.

Muchos haitianos comenzaron a ingresar a los Estados Unidos por mar en la década de 1980. Muchos de ellos fueron aislados por la Guardia Costera; probablemente recibieron una breve evidencia de asilo. En 1994, los haitianos fueron interceptados e interrogados en un barco ucraniano fletado por la Marina de los EE. UU. Fletado por las autoridades estadounidenses en Kingston, Nav, EE. UU. Los intentos de Sea Ova se vieron frustrados después de que un fallo de la Corte Suprema permitiera la repatriación forzosa sin protección de refugiados.

Decenas de miles de haitianos huyeron del devastador terremoto Se instaló en América del Sur en 2010. Tras los recortes de empleo en los Juegos Olímpicos de Verano de Río de Janeiro 2016, muchos vinieron a Tijuana. El presidente Barack Obama inicialmente les permitió ingresar a Estados Unidos por razones humanitarias, pero de repente comenzó a enviarlos de regreso a Haití, dejando a muchos en la frontera con México.

Desde entonces, los restaurantes haitianos y otros negocios han florecido en Tijuana. Los haitianos han encontrado trabajo en fábricas fronterizas y lavaderos de autos construidos en Estados Unidos. Un distrito de difícil acceso ahora se conoce como “Pequeño Haití” porque muchos se han asentado allí.

Muchos haitianos han establecido un estatus legal al menos temporal en México, Brasil y otros lugares. Algunos tienen cónyuges o hijos de sus países de adopción.

Axil, quien bromeó diciendo que parecía haber nacido refugiado en su propio nombre, dijo que estaba interesado en documentos para poder trabajar en México si su plan para llegar a Estados Unidos fallaba. Él y su esposa embarazada viajaron durante dos meses y medio después de perder su trabajo en Brasil. Salieron de Haití hace un año y medio debido a un crimen en aumento.

READ  Inspeccion de vehiculo. Este es un nuevo plan para CDMX, Edomex, Tlaxcala, Puebla, Morelos և Querétaro.

Se quedaron a lo largo de la frontera sur de México con Guatemala durante tres semanas, planeando ir a la frontera de Texas. Pero cuando su familia envió dinero, escuchó que Tijuana era una opción más segura con su comunidad haitiana bien establecida.

“Todo se está complicando, por eso vine aquí, donde espero poder encontrar trabajo, vivir en paz y cuidar a mi familia”, dijo Axil en un restaurante pintado con los colores de la bandera haitiana.

Entiende la presión de Estados Unidos en Del Río, donde el gobierno de Biden lanzó una campaña de expulsión en Haití el domingo.

“Creo que la gente debería esperar y trabajar en México”, dijo. “Hay oportunidades aquí, no tanto como en EE. UU.”

Pierre Wilten y su esposa están de acuerdo. Operan el restaurante Chris Kapab o God Willing en criollo. Llegaron a Tijuana hace cinco años. Los dos se fueron a Brasil cuando la economía estaba en auge antes de la Copa del Mundo de 2014.

“Todo está bien aquí”, dijo Wilten, vicepresidente de la Asociación de Protección al Inmigrante de Haití en Tijuana, que ayuda a los visitantes a encontrar vivienda, dona muebles, ropa y juguetes, y dirige a los haitianos a través de la comunidad médica mexicana. sistemas escolares.

Julie Ramírez llegó a Tijuana cinco años después de perder su trabajo en Brasil, a donde llegó en 2012. Fue admitida en la Universidad de Tijuana como enfermera.

“México fue una buena opción para mí, pero no niego que para muchos podrían haber tenido una vida mucho mejor en Estados Unidos”, dijo Ramírez.

Unos 150.000 haitianos viajaron a Chile en 2014-2018 y muchos encontraron empleo como vendedores ambulantes, porteadores y constructores en vuelos chárter. Vivían principalmente en los suburbios de la capital y eran discriminados.

En abril entró en vigor una ley de inmigración más estricta y el gobierno chileno inició deportaciones aéreas masivas.

Más haitianos se están moviendo ahora a través de la ciudad colombiana de Nekokli, donde los migrantes hacen un viaje en barco a la frontera con Panamá para embarcarse en una peligrosa expedición a través de las selvas de la falla del Darién. En julio, la ciudad acogió a más de 10,000 migrantes, casi todos de Haití.

READ  Obvio despilfarro de recursos en la campaña de Morena; urge conocer su origen

Los migrantes que esperan allí se alojan en hoteles o casas de los lugareños, donde alquilan habitaciones por $ 6-10 por noche. Grandes grupos duermen bajo los tártaros en la playa.

El ministro de Seguridad panameño, Juan Pino, dijo el lunes que su país todavía estaba aceptando entre 2.500 y 3.000 migrantes la semana pasada, en su mayoría haitianos, que llegaban a la brecha del Darién.

Desde allí, muchos viajaron a México, donde algunos buscaron refugio en el pueblo sureño de Tapachula y vivieron en campamentos.

A diferencia de los centroamericanos, los haitianos no han sido deportados de México en absoluto. Hasta 19.000 personas han solicitado asilo en México este año, solo superado por Honduras. Durante los últimos dos años, solo 6.000 haitianos han presentado solicitudes cada año.

Pero gran parte del pasado decidió mudarse a Estados Unidos y ahora algunos están considerando los riesgos.

La administración de Biden planea agregar siete vuelos al día esta semana, lo que podría ser el esfuerzo estadounidense de más rápido crecimiento para migrantes o refugiados en décadas.

Jean Jr. vivió en Chile durante cuatro años antes de mudarse a México a un campamento improvisado debajo del Puente del Río.

“Chile fue malo para mí”, dice Jean Anne, de 32 años. “Dormía en la calle comiendo comida chatarra”. Eso era lo que estábamos haciendo. No hay nada.”

___

Lozano informó desde Ciudad Acunia, México, y Spaghetti desde San Diego. Los reporteros de AP Eva Vergara en Santiago, Chile, Astrid Suárez, Manuel Rueda en Bogotá, Colombia, Juan am Amorano en Ciudad de Panamá y María de la Verza en México contribuyeron a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *