El Príncipe Heredero de Arabia Saudita condena a Biden

Después de meses fuera del centro de atención, el heredero saudí al trono ha tomado el centro del escenario con movimientos diplomáticos y económicos destinados a halagar al nuevo presidente de Estados Unidos.

Se espera que Biden esté menos en línea con Mohammed bin Salman, conocido como MbS, especialmente en temas de derechos humanos con Arabia Saudita, el enemigo de Arabia Saudita.

Y el heredero al trono sabe que no disfrutará del amortiguador proporcionado por Donald Trump, dicen los diplomáticos.

En 2018, la imagen de los reformadores de MbS provocó una pelea. El asesinato del columnista del Washington Post al-Amal Khashoggi, que parecía cercano a las autoridades, fue un movimiento para aplastar a rivales “disidentes”.

Niega haber ordenado el asesinato de Khashoggi.

Este año, sin embargo, MbS está de regreso.

La semana pasada, este raro programa de televisión fue para abrir una ciudad sin emisiones de carbono, para mostrar un nuevo impulso económico, para tratar de hacer retroceder a los glamorosos inversores extranjeros.

Los recortes voluntarios en la producción de crudo saudita fueron uno de los pasos económicos más importantes para ayudar a estabilizar los mercados petroleros.

También hubo gestiones diplomáticas de alto rango.

En enero, el MbS presidió la cumbre del Golfo y anunció la reconciliación con Qatar, poniendo fin a una controversia que se considera parroquial en Occidente.

Y esforzándose por presentarse como un estadista-pragmático.

Se espera que el presidente electo Biden vuelva a trabajar con Teherán para adoptar una línea más dura sobre el historial de derechos humanos de Arabia Saudita en la devastadora guerra de Yemen.

READ  La declaración de Blink afirma que Blinken propone un plan para promover el proceso de paz afgano.

Riad, que se ha basado en la dura propaganda de Trump contra Irán, se opone al regreso del acuerdo nuclear de 2015.

Por lo tanto, MbS está tratando de presentar a Arabia Saudita como una potencia gobernante que debería participar en futuras negociaciones.

El nerviosismo de Biden sobre Irán llevó al reino a presionar a la administración Trump para obtener una lista de grupos hutíes con sede en Yemen que han lanzado ataques transfronterizos contra Arabia Saudita.

Los funcionarios de la ONU han advertido que esto podría conducir a una hambruna generalizada en Yemen y pidieron a Biden que rescinda la medida, que entrará en vigor el martes (19 de enero).

Otros gestos recientes en Arabia Saudita incluyen la reducción del encarcelamiento de una destacada defensora del pueblo estadounidense, cuyo caso se consideró políticamente motivado.

Incluso si Riad demostraba que no provocaría más disidencia, se los percibía como Biden.

Transcripción del video:

[? MUHAMMAD BIN SALMAN: ?] [SPEAKING ARABIC]

Después de meses fuera del centro de atención, el heredero saudí al trono ha tomado el centro del escenario con movimientos diplomáticos y económicos destinados a halagar al nuevo presidente de Estados Unidos. Se espera que Biden sea menos relevante para Mohammed bin Salman, conocido como MbS, especialmente en cuestiones de derechos humanos con Arabia Saudita, el enemigo de Arabia Saudita. Y el heredero al trono sabe que no disfrutará del amortiguador proporcionado por Donald Trump, dicen los diplomáticos.

En 2018, la imagen de los reformadores de MbS comenzó como resultado de las hostilidades. El asesinato del columnista del Washington Post Jam Amal Khashoggi por agentes fue visto como una medida “alternativa” para derrotar a los rivales progubernamentales. Niega haber ordenado el asesinato de Khashoggi.

READ  Hay 645,000 muertes en todo el mundo y más de 16 millones de personas han sido infectadas con Covid-19

MUHAMMAD BIN SALMAN: [SPEAKING ARABIC]

Este año, sin embargo, MbS está de regreso. La semana pasada, este raro programa de televisión fue un intento de descubrir una ciudad sin emisiones de carbono, para dar un nuevo impulso económico, para engañar a los inversores extranjeros. Los recortes voluntarios en la producción de crudo saudita fueron uno de los pasos económicos más importantes para ayudar a estabilizar los mercados petroleros. También hubo gestiones diplomáticas de alto rango.

En enero, el MbS presidió la Cumbre del Golfo, anunció la reconciliación con Qatar, puso fin a la disputa parroquial en Occidente y trató de presentarse como un estadista pragmático. Se espera que el presidente electo Biden vuelva a trabajar con Teherán para adoptar una línea más dura sobre el historial de derechos humanos de Arabia Saudita en la devastadora guerra de Yemen. Riad, que ha estado involucrado en la dura campaña de Trump contra Irán, se opone al regreso del acuerdo nuclear de 2015. Por lo tanto, MbS está tratando de presentar a Arabia Saudita como una potencia gobernante que debería participar en futuras negociaciones.

El nerviosismo de Biden sobre Irán llevó al reino a presionar a la administración Trump para obtener una lista de grupos hutíes con sede en Yemen que han lanzado ataques transfronterizos contra Arabia Saudita. Los funcionarios de la ONU advirtieron que esto podría provocar un hambre generalizada en Yemen y pidieron a Biden que rescindiera la medida, que entrará en vigor el martes. Otros gestos recientes en Arabia Saudita incluyen la reducción del encarcelamiento de una destacada defensora del pueblo estadounidense, cuyo caso se consideró políticamente motivado. Incluso si Riad demostraba que no provocaría más disidencia, se los percibía como Biden.

READ  "Laura" ya es tormenta en el Golfo de México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *