menu-trigger

COVID-19 ‘elimina’ 1 millón 113 mil empleos formales en México

La pandemia de COVID-19 dejó un saldo de un millón 113,667 empleos formales perdidos en el primer semestre de 2020, como consecuencia de los efectos derivados de la emergencias sanitarias y medidas de distanciamiento social y el paro de actividades económicas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Publicó su informe mensual de empleo el domingo, en el que informa que en junio de 2020, el mes en que comenzó la “Nueva Normalidad”, se perdieron 83 mil 311 empleos.

Sin embargo, es digno de mención que los datos de junio de 2020 representan una desaceleración en la pérdida de empleo Con respecto a los meses anteriores que se enmarcaron en el Día Nacional de la Distancia Saludable, esta es la cantidad más baja para el mismo mes desde junio de 2001.

“Como consecuencia de los efectos derivados de la emergencia de salud, en junio hubo una disminución mensual de 83,311 empleos, equivalente a una tasa mensual de -0.4 por ciento”, dijo el instituto.

Según los datos del IMSS, entre marzo y mayo se perdieron un millón 30 mil 366 empleos, por lo que si se agrega el número acumulado de trabajos perdidos en junio, el saldo de COVID-19 al final del primer semestre de 2020 asciende a un millón 113 mil 677 empleos formales.

Mientras tanto, al observar la evolución del empleo para el primer semestre, lo que resulta es que entre enero y junio de 2020, se perdieron 921.583 empleos netos, esto porque aunque de marzo a junio hubo una caída en el empleo, durante los meses de enero y Febrero, se crearon empleos.

READ  AMLO invita a Gustavo de Hoyos a poner en huelga su "casita". El empresario responde

Si bien la tasa anual de disminución del empleo fue de -4.3 por ciento en junio de 2020, la variación más baja en cualquier mes desde que existen los registros del IMSS, es decir, 1997.

Vale la pena mencionar que, en junio de 2009, cuando ocurrió la recesión mundial y el virus de la gripe AH1N1, el empleo reportó una disminución de -4.2 por ciento a la tasa anual, es decir, una variación similar a la observada en junio de este año.

Los sectores que presentan un crecimiento anual de empleos en junio fueron los agrícolas, con 3.5 por ciento; servicios sociales y comunitarios, con 2.3 por ciento y electricidad, con 0.1 por ciento, en contraste, la industria de la construcción registró una caída de 11.6 por ciento, los servicios comerciales cayeron 8.1 por ciento y la industria extractiva disminuyó 6.5 por ciento.

Por entidad federal, Tabasco, Michoacán y Baja California registraron una ligera variación anual positiva durante junio con 1.4, 0.1 y 0.1 por ciento, respectivamente, por otro lado, estados turísticos como Quintana Roo registraron un colapso del empleo formal del 22.9 por ciento en junio a tasa anual; seguido de Baja California Sur, con 11.7 por ciento y Guerrero con 7.2 por ciento.

Los datos de empleo formal de junio estaban en línea con el pronóstico del presidente. Andrés Manuel López Obrador, quien durante su informe con motivo de los dos años de su victoria electoral, aseguró que “la pérdida de empleos ya ha tocado fondo” y que en julio podría haber una recuperación de los puestos.

READ  PRD, PAN y MC exigieron la renuncia de López-Gatell

Sin embargo, los expertos consultados por El Financiero advirtieron que, más allá de tocar fondo en términos numéricos debido a la pérdida de lugares, lo que preocupa es la incertidumbre que existe debido a la propagación del COVID-19, lo que implica que no habrá una demanda de empleos como antes de la crisis por parte de las empresas y, por lo tanto, que la recuperación de puestos será más lenta.

Carlos López Jones, economista jefe de Tendencias Económicas y Financieras, estimó que “todavía es demasiado pronto para saber si ya estamos tocando fondo. Los emprendedores esperaban una reapertura, pero es probable que las ventas al 30-60 por ciento se cierren en la segunda mitad, recuperando el nivel de empleo formal que teníamos antes de que la pandemia pudiera durar el resto del semestre. “

Jesuswaldo Martínez, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado, dijo que “sería deseable pensar que en junio se alcanzó un fondo en el empleo, la verdad es que, dadas las condiciones de control limitado de la epidemia en algunos estados , lo que se genera es un mayor grado de incertidumbre de que, si se mantiene, es probable que la actividad económica no se recupere y que no haya inversiones ni empleos. “

Carlos Ramírez, investigador de la firma consultora Integralia, consideró que “decir que se alcanzó un fondo por una cifra inferior a los meses anteriores es un tema discursivo, se dice que tocamos fondo porque probablemente no habrá una pérdida de empleos como el de abril (555 mil), el problema es que ya se han perdido un millón 100,000, estos son trabajos que me temo que tomarán años en recuperarse ”.

READ  Las colonias prestan atención primaria a 157

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *