Autores mexicanos modernos encuentran fértil tierra simbólica en fantasmas

Cuando Carolyn Wolfenson Nigo, profesora de Bowden College, entrevistó a algunos de los principales autores contemporáneos de México, notó que había un tema común en su trabajo. Todos estaban interesados ​​en la idea del fantasma, cómo se formó a partir del pasado y el presente de México.

Guadalupe Nethel, por ejemplo, ha dado lugar a temas seculares en muchas novelas, incluyendo Despues del invierno (Despues del invierno), cuando un héroe mexicano residente en el extranjero en París acude al famoso Cementerio Pere Lachaise el Día de Muertos para comunicarse con su vecino fallecido, que está enterrado allí.

Adentro La trama de los románticos (La trama de los románticos) Carmen Bullosa imagina que un grupo de escritores muertos, incluido Dante Alighieri, son arrastrados por ratas desde la ciudad de Nueva York a la ciudad de México para una conferencia literaria. Cuando llegan a la frontera entre México y Estados Unidos, encuentran una escena surrealista. pantallas de cine con estereotipos de todos los países, como escenas paganas de Norman Rockwell para los Estados Unidos և Super altavoces Por México.

Fascinado, Wolfenson profundizó en los fantasmas de los autores y su obra. El resultado es su nuevo libro, Nuevos fantasmas persiguen a México. El espectro de la literatura mexicana del siglo XXI (Nuevos fantasmas se arrastran por México. El fantasma de la literatura mexicana del siglo XXI)

“Me di cuenta de que muchos autores modernos admiran a los fantasmas”, dijo Wolfenson. “Los fantasmas existen de muchas formas diferentes en la literatura mexicana moderna”.

El nuevo libro de Carolyn Wolfenson analiza el uso de fantasmas por parte de muchos autores mexicanos modernos. Carolyn Wolfenson

El libro se basa en entrevistas con ocho autores mexicanos en 2013-2016. Además de Nettle, Bullosa y Herbert, habló con Valeria Luizelli, Yuri Herrera, Emiliano Monge, Daniel Sada (fallecido en ese momento) y Elmer Mendoza.

Todo el mundo es novelista, excepto el periodista-escritor de ficción Herbert, cuyos libros incluyen un estudio de la tragedia de la vida real. La masacre poco recordada de la población china de Torreón durante la Revolución Mexicana.

Wolfensohn, de Perú, entrevistó a cada uno de los autores para una revista con sede en Lima. Buen lugar,

“Leí muchos de sus libros antes de las entrevistas”, dijo Wolfenson. “Dio la casualidad de que comencé a notar que el tema de los fantasmas está muy presente”.

READ  Fotografías íntimas del candidato fueron tomadas por uno de los asesores de Hidalgo

Así se mencionaron dos novelas de famosos escritores mexicanos a mediados del siglo XX, ambas con fantasmas. Pedro Páramo según Juan Rulfo և Aura: Por Carlos Fuentes. Como explica Wolfenson, Pedro Páramo se encuentra en Komala, una “ciudad fantasma” que refleja su idea coexistencia“Vivir con el pasado”. En Fuentes Aura:, el presente se cruza con la época de la intervención francesa, en la casa del protagonista Felipe Montero en la Ciudad de México, junto a los fantasmas de un general llamado Llorente, personalmente la emperatriz Carlota.

Wolfenson dijo que si bien hay ecos de estas novelas entre los autores modernos que estudia, todas “desaparecen”. Pedro Páramo և: Aura:, hacer algo más. Lo que hacen… la idea de un fantasma: conecta diferentes temas. Hay una variedad de formas de utilizar el contorno del rango “.

La autora Guadalupe Nettel en el Festival Literario Internacional de Venecia 2019.
La autora Guadalupe Nettel en el Festival Literario Internacional de Venecia 2019.

El libro anterior de Wolfenzon, Profesor de la Cátedra Boldo de Lenguas Románicas, se tituló Muerte de la utopía. Historia, antihistoria և aislamiento en una novela latinoamericanaEn su nuevo libro, adopta un enfoque holístico similar, asumiendo que la idea de un fantasma se puede encontrar tanto en imágenes tradicionales como no tradicionales en la literatura mexicana moderna.

Aunque las novelas modernas incluyen la imagen familiar del fantasma como el espíritu de un hombre muerto, Wolfenzon ve paralelismos entre los fantasmas, “héroes vivos pero ignorados por la sociedad”. Entre ellos se encuentra Gil Ilberto Owen, poeta mexicano de principios del siglo XX, que pasó desapercibido para los neoyorquinos cuando vivía en la capital de la novela de Luisiana. Los pobres (Ingrávido)

Wolfenzon también analiza a los habitantes de la ciudad de pesadilla de Remadrin en la novela de Sada. Porque suena a mentira, la verdad nunca se sabe (Porque suena a mentira, la verdad nunca se sabe) parece ser una mentira. Allí, los cuerpos de los manifestantes son transportados en camión a la fosa común, mientras que cada uno de los residentes que aún viven en la ciudad debe realizar una, dos, tareas más difíciles.

Una existencia tan conmovedora le recuerda a Wolfensohn las almas condenadas en el infierno en Dante, como el nuevo Komala. “Con todo, Remadrin es una ciudad fantasma”, dijo Wolfenson.

READ  Se presenta un proyecto de ley para combatir la contaminación del agua en la frontera entre Estados Unidos y México - NBC 7 San Diego

También pregunta si puede haber un fantasma en algún lugar, como la frontera entre Estados Unidos y México en su imagen secular de Bullosa. La trama de los románticos, «[Boullosa] permite que la frontera entre EE. UU. y Baja California sea de alguna manera fantasmal [that is] “No existe tal cosa, independientemente de las divisiones”, dijo.

Lo que Wolfenson llama “una novela muy imaginativa, en cierto sentido, hilarante”, Bullosa describe una frontera delimitada por pantallas de cine que implementa estereotipos, como toda la representación estadounidense de jóvenes en una expedición de pesca de Rockwell. mural Catarsis,

La portada del nuevo libro de Caroline Wolfenson.
La portada del nuevo libro de Caroline Wolfenson. Atentamente, Iberoamericana Vervuert

“Siempre tenemos una frontera en nuestras mentes, que es una especie de fantasma”, dijo Wolfenzon. “Todas las imágenes … son estereotipos sobre los dos países”. Señala que las imágenes como LM afectan “los países en los que crea su propia imagen incluso antes de llegar allí”.

Aunque estas imágenes tienen una presencia fantasmal en la novela de Bullosa, no hay ningún fantasma en el libro de ficción de Herbert. La casa del dolor ajeno (La casa del dolor ajeno) Sobre la masacre de la población inmigrante china en Torreón en 1911. Atribuyó sus muertes al ejército del presidente Francisco Madero.

“Antes de la revolución, había una vibrante comunidad china en la ciudad”, dijo Wolfenzon. Pero la mitad de la comunidad, 300 personas, murió en la masacre. «[They were] “Lo mataron porque eran chinos”, dijo. “Julian lo llama xenofobia, odio al pueblo chino”.

Cuando Herbert visitó el Museo Revolución de Torreón, “enfatizó la victoria, las cosas muy buenas de la Revolución Mexicana”, dijo Wolfenson. “No dijo nada sobre lo que sucedió en la comunidad de Torreón cuando 300 chinos fueron asesinados”, dijo, refiriéndose a ella como “pequeña, pequeña”.

Wolfenson recibió una beca de Bowdouitz para visitar Torreo, incluido el museo.

“Fue muy interesante para mí que el museo se construyera [in the former home of] uno de los chinos [individuals] “Lo expulsaron”, dijo, refiriéndose al Dr. W. Oong Lim. “Su casa fue robada. Construyeron un museo sobre su casa. En lo alto de la tumba [some] de los chinos que mataron. “No dejó rastro de la rica, interesante y buena comunidad que una vez vivió en Torreón antes de la masacre”.

READ  Narco es cero en México. Jalisco Rayos X del límite de Michoac, enclave CJNG
Museo de la Revolución en Torreón.
Museo de la Revolución en Torreón.Alejandro Ahumada

Wolfenson recordó que cuando entrevistó a Herbert, habló de ir al centro para buscar evidencia física de la antigua comunidad china, ni de sus hogares ni de sus negocios, la única evidencia en los archivos.

“Los lugares que menciona son fantasmas”, dijo Wolfenson. “Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Dijo que era difícil volver a conectar “. Además de la muerte de 300 personas, “se confiscaron cosas”. Los elementos se crearon encima de esas áreas. Pasó muchas horas en los archivos para ver cómo solía ser esta comunidad “.

Wolfenzon dijo que la idea de un fantasma está presente en las imágenes literarias de “algún trauma en México”, como en 1968. La masacre de Tlatelolko փաստ el hecho de los migrantes actuales. “Está buscando trabajo”.

En la novela de Monge Tierras quemadas (Países destruidos), que cuenta la historia de un par de migrantes secuestrados. “Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces cuánto, canciones de logro շրջան período de repetición. La idea de lesión está en la idea de un fantasma “.

Refiriéndose a México, su herencia colonial, Wolfenson dijo que el pasado colonial de la nación no está completamente resuelto.

“Está escondido en el México actual. Que tiene sentido bisagras“El pasado y el presente, juntos, son un fantasma colonial, en cierto sentido”, dijo. “El personaje de Yuri Herrera, Makina, en cierto sentido, se parece un poco a La Malinci. Él tiene cosas en común con cómo [La Malinche] de hecho, no está completamente abandonado en el México actual del siglo XXI. Muchos valores, ideas և problemas no se han resuelto desde entonces en la resolución de nuevos problemas “.

Rich Tenorio a menudo contribuye a esto Diario de noticias de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *